Rosa de los vientos es usada en navegación desde siglos ancestrales y cubre las 32 direcciones principales en los movimientos en la superficie terrestres

Reservando butaca


Pasen y vean...
Este espacio está dedicado íntegramente al cine, el cine de todos los tiempos.
Una sección donde la sonrisa está asegurada. Pequeñas incursiones en el séptimo arte, desde el cine mudo al color, los musicales, los grandes obras maestras, etc
Todos tienen aquí un rencuentro con la menoría selectiva, que va gravando a pinceladas retazos de nuestra historia. Quién hubiera imaginado a la “Hayworth” cantando por fandanguillos, o el orgasmo fingido de Meg Rayan comiendo un sándwich vegetal .

Reserven butaca, que la sesión da comienzo.

El balcón de oriente

Contenidos insurrectos, estrafalarios y pendencieros.
Un balcón con una vista esplendida hacía oriente. Quizás porque es allí donde se esconde los magos, o donde las mil y una noche dieron rienda suelta al sueño. O al enseño. O al mañana. O al pasado.

Desengáñate con tus propios ojos, como diría la abuela Petra.

Desde el infinito y más allá

Al principio fue el hombre, le siguieron las palabras. Desde hace millones de años, nos persiguen instintos innatos. Una forma del Ser para sobrevivir. Entre los infinitos detalles, complejas formas de amar, de sentir; de expresión en definitiva. Todas las tragedias griegas, todos los fados, todas las coplas, toda la poesías, todas las pinturas, las esculturas, la música, tienen aquí un espacio... todo, eres tú. Sentimientos envueltos en un halo, creados a nuestra imagen y semejanza.

En tu idioma, es más fácil:

1 nov. 2010

Reservando butaca 11 "The Full Monty"

Asistí al estreno como buena devoradora de cine que soy, un duende ya la había visto en versión original; me la recomendó. Nos gustaba comentar las pelis aunque fuera por teléfono. La distancia dificultaba el encuentro. Él estaba en Barcelona, y yo en Tarragona. Entonces creía que eran muchos 120km. Lamentablemente hoy  sé que NO.
Fui a al cine con unas amigas, solíamos ir todos los miércoles. Aquí es el día del espectador. Nos acostumbramos fácilmente a las noches de mujeres cinéfilas.  A nuestro espacio sin maridos, sin niños, sin preocupaciones, sin preparar cenas.  Joviales, desenfadadas, escondiendo algunos kilos y algunos años. Quizás por aquello de: “nunca se sabe por dónde saltara la liebre”.
Del grupo, sólo Carmen entro conmigo a la sala 1, donde proyectaban The Full Monty. Sabía que no debía perdérmela.
Me encanta esa capacidad que  conservo de mirar las cosas con asombro. Pese a parecer algo infantil, es maravilloso. Disfrutar de todo con la alegría, con ojos golosos.  Aunque ir al cine semanalmente a priori, se hubiera convertido en un acto rutinario. El ritual, con la consabida charla delante de un café supongo, era lo que lo hacía sugerente. Como expertas críticas, intercambiamos impresiones de los actores, de los créditos, de los exteriores, del  atrezo, la música, incluso: nos atrevíamos a analizar  profundamente  la visión del director… todo se nos estaba permitido.
Después de esas tardes, llegaron otras. Otras mujeres se unieron, otras abandonaron . Pero yo siempre permanecí ahí. Hoy comparto esas escapaditas con Yoya, Isabel, Margot, Salud… a veces dos, a veces tres, a veces cuatro… a veces sola, pero siempre con Ioannes.

Un gran filme, y una escena para sonreír.

Que es kendapiu?, sigue buscando más abajo. Clicar en entradas antiguas.

No hay comentarios: