Rosa de los vientos es usada en navegación desde siglos ancestrales y cubre las 32 direcciones principales en los movimientos en la superficie terrestres

Reservando butaca


Pasen y vean...
Este espacio está dedicado íntegramente al cine, el cine de todos los tiempos.
Una sección donde la sonrisa está asegurada. Pequeñas incursiones en el séptimo arte, desde el cine mudo al color, los musicales, los grandes obras maestras, etc
Todos tienen aquí un rencuentro con la menoría selectiva, que va gravando a pinceladas retazos de nuestra historia. Quién hubiera imaginado a la “Hayworth” cantando por fandanguillos, o el orgasmo fingido de Meg Rayan comiendo un sándwich vegetal .

Reserven butaca, que la sesión da comienzo.

El balcón de oriente

Contenidos insurrectos, estrafalarios y pendencieros.
Un balcón con una vista esplendida hacía oriente. Quizás porque es allí donde se esconde los magos, o donde las mil y una noche dieron rienda suelta al sueño. O al enseño. O al mañana. O al pasado.

Desengáñate con tus propios ojos, como diría la abuela Petra.

Desde el infinito y más allá

Al principio fue el hombre, le siguieron las palabras. Desde hace millones de años, nos persiguen instintos innatos. Una forma del Ser para sobrevivir. Entre los infinitos detalles, complejas formas de amar, de sentir; de expresión en definitiva. Todas las tragedias griegas, todos los fados, todas las coplas, toda la poesías, todas las pinturas, las esculturas, la música, tienen aquí un espacio... todo, eres tú. Sentimientos envueltos en un halo, creados a nuestra imagen y semejanza.

En tu idioma, es más fácil:

12 abr. 2011

El balcón de oriente 8 "Pequeño conquistador"

Mientras deambulaba, pensaba en que ocuparía mi vida.
¡Si estuviera de suerte! -me dije-, podría encontrar a la dama con la que me crucé hace tan sólo unos días. Suave, elegante, misteriosa, algo desconfiada.
¡Si estuviera de suerte!- me repetía-, podría seducirla con alguna de mis habilidades, quizás impresionada se rindiera a mis encantos; soy un buen partido, un buen compañero, un inmejorable amante hecho a su medida.
Mientras camino de aquí para allá, intentando encontrar a mi reina – ¡sí!, lo he decidido-;
mientras busco a mi amada, creo recordar donde encontrar su casa, su guarida, su morada.
Decidido prosigo mi marcha, estoy cerca… la hallo.
Ella fría, impasible… no me dice nada.