Rosa de los vientos es usada en navegación desde siglos ancestrales y cubre las 32 direcciones principales en los movimientos en la superficie terrestres

Reservando butaca


Pasen y vean...
Este espacio está dedicado íntegramente al cine, el cine de todos los tiempos.
Una sección donde la sonrisa está asegurada. Pequeñas incursiones en el séptimo arte, desde el cine mudo al color, los musicales, los grandes obras maestras, etc
Todos tienen aquí un rencuentro con la menoría selectiva, que va gravando a pinceladas retazos de nuestra historia. Quién hubiera imaginado a la “Hayworth” cantando por fandanguillos, o el orgasmo fingido de Meg Rayan comiendo un sándwich vegetal .

Reserven butaca, que la sesión da comienzo.

El balcón de oriente

Contenidos insurrectos, estrafalarios y pendencieros.
Un balcón con una vista esplendida hacía oriente. Quizás porque es allí donde se esconde los magos, o donde las mil y una noche dieron rienda suelta al sueño. O al enseño. O al mañana. O al pasado.

Desengáñate con tus propios ojos, como diría la abuela Petra.

Desde el infinito y más allá

Al principio fue el hombre, le siguieron las palabras. Desde hace millones de años, nos persiguen instintos innatos. Una forma del Ser para sobrevivir. Entre los infinitos detalles, complejas formas de amar, de sentir; de expresión en definitiva. Todas las tragedias griegas, todos los fados, todas las coplas, toda la poesías, todas las pinturas, las esculturas, la música, tienen aquí un espacio... todo, eres tú. Sentimientos envueltos en un halo, creados a nuestra imagen y semejanza.

En tu idioma, es más fácil:

2 feb. 2016

El balcón de oriente 12 "Mujeres que se alimentan de amor"

Mujeres que se alimentan de amor

Cuando eres una mujer de unos 50 años. Cuando has cruzado el umbral del pensamiento febril. Cuando tu aspecto es de madurez, reflexión o prudencia, donde la tolerancia se instaura para siempre. No te importan las críticas, ni la ejecución de los demás en sus sibilinas decisiones. No importan los tesoros terrenales, las casas perfectas, las joyas valiosas. Se atesoran palabras, majestuosas vistas de postal, paz, raciocinio, dialéctica, armonía, dar por el puro placer de dar, amar y ser amado. Contemplar desde una perspectiva de pleno agradecimiento a la vida, las dulces riquezas conseguidas en el tiempo como son los hijos… la familia, los amigos que son para siempre. Es tan apacible conectar con todo cuanto llena una mente sana y en equilibrio. Magnífico es la esencia que con gratitud afrontas ser merecedor de un nuevo día, de más sonrisas amables, de más campos de amapolas, de más girasoles o lavandas, nubes blancas, del mar en su vaivén, de lunas redondas, de soles perfectas alineadas al horizonte, de sutil rumor a bienestar; de sabanas oliendo a amanecer, de pasión, de locura, de descanso… Cuanto bueno y barato que a veces se camufla entre las prisas, el trabajo, el obligado ocio, el estatus, la apariencia, el bien quedar, lo que dirán y lo que piensas de ti misma.

                Que buenos es verse en sus defectos que pasan a ser casi virtudes, atreverte a decir lo que no te interesa, rechazar con toda tranquilidad proposiciones, no aguantar mentes trepadoras, distorsionadas por el afán. No tener que ser apócrifo por la cortesía o encorsetadas variables preestablecidas.  La educación no dicta más el permanecer donde uno no quiere, ni sujetarse a las carencias de los demás, está bien que prosperen, que aprendan, que maduren… Es un alivio cumplir los 50 y los tantos hasta 120. Reconocer la mujer que habita en nosotras, la que somos y presumamos de ello con orgullo, con estirpe, con condescendencia, con amor y solo amor por los nuestros, por los otros. Mujeres que se alimentan de amor y solo de amor... lo demás no tiene cabida.





















Añadir leyenda